Hasta la rodilla

Con aquella teoría incomprobable, pero que ella asegura que así es, solo podemos apuntar a una explicación – relativamente – racional.
Nuestros prejuicios nos persiguen.

Juntos con nuestros miedos, nuestros errores y nuestras tareas incompletas. Small, medianos y extralarge: Todo obstáculo esquivado no va a hacer más que volver a buscarnos. Como cazadores, vendedores ambulantes y ex-parejas con problemas mentales; estos fantasmas saben nuestros números de teléfono, la dirección laboral y hogareña y las coordenadas justas dónde nuestros sueños se acomodan, para llenarlos de reproches.

Porque lo no resuelto vuelve, una y otra vez, hasta que la piel se engrose lo suficientemente para el enfrentamiento.
Porque todos nos podemos hacer cargo y dejar miedos atrás.
Porque la manera de pensar es maleable hoy y todos los días.
Porque alguna mañana de sábado vamos a levantarnos con las ganas suficientes de ordenar todos los papeles desornados en el escritorio- o los mil archivos en el desktop-.

Y porque con solo recordar dónde le erré, en el momento indicado, puedo volver a no pisar la misma baldosa floja y evitar POR UNA VEZ EN LA VIDA llenarme de barro hasta la rodilla en un maravilloso día de sol.

They say it’s your birthday.

La expresión correcta sería “Dicen que fue tu cumpleaños”, pero al tratarse de Bárbara una alusión a Los Beatles siempre es correcta. Para ella y para festejar su cumpleaños a distancia, y diría también- por las participaciones especiales- para mis amigas. La que no esté, que no se ofenda, debe ser que no la perseguí lo suficiente para sacarle foto.