Dancing burger

Y durante la semana escucho música que me da ganas de bailar y es martes (estoy quemada), pero por esas cosas de “relax postparcial” si alguien me dice bailemos, yo digo dónde. El fin de semana Mariano me putea por falta de fiesta en mi alma. Cómo me putea todos los viernes por mi falta de copez y alegar cansancio laboral.
Hoy en día tengo que aceptar que soy de las que se ortivan y se van. La que pinta cara de orto, la que piensa si se larga a llover lo tremendamente complicado que va a ser volver a casa. Me hamburguesé porque la fiesta de la soltería solo me duró seis meses.
O será capaz…  (hola lado positivo, yo sabía que en algún lado estabas) ¿que mi timming es extraño y a mí el baile me pinta en subtes y colas de banco, los martes o los miércoles y no los fines de semana cómo es requerido que queramos?

Anuncios

Así funciona…

Primero, usted debería saber que aquí no hay mecanismos de relojería, solo un pequeño sistema que funciona a base de acción y reacción, pero en sentidos inversos.
A menos acción, más reacción, a más acción, menos reacción: es sabido que los sentimientos agradables adormecen toda necesidad de avance o disconformismo con respecto a los desperfectos.
Segundo, este sistema falla. Continuamente. Tiene días increíbles donde todo lo propuesto es cumplido, donde cada orden se acata y se lleva a cabos con creces en las espectativas. Pero hay días, semanas, meses completos de inactividad, de bajo rendimiento y espectativas en negativo.
Tercero, no es posible culpar al pobre sistema, el pobre sistema no tiene la culpa de nada, es solo que este querido sistema tiene el pequeño problema de absorber la energía de la que se rodea y muchas veces, por ser un sistema funcional, basado en la acción y reacción y no un sistema racional, basado en interesantes cadenas de pensamientos, tiende a no elegir las mejores energías y se encuentra casi por instinto rodeado de energías que solo son dañinas y que atrasan su funcionamiento y evolución.

Señoras y señores, aseguramos estar en arduo trabajo en la búsqueda de la solución de las fallas del pequeño sistema de acción y reacción. Mientras tanto, sea dulce con él, dele cariño y dulzura: Estudios muestran que reacciona muy bien a estos estímulos.


Cabezas Flotantes I

Dice Parte Uno, y puede que sea 1/1  o 1/2.

Quién sabe.

Hilado a mano

Tengo una coraza de masa y un caparazón de mazapán. En los tecnicismos de la nutrición se encuentra la preocupación, de un hecho consumado, desmedido y alterado: un fin horrible y viscoso en el ámbito del azulejado vicioso, dónde las cosas terminan y la suciedad se extermina.
¿Pero que sentido puede tener el azúcar y la miel, repartidos en la piel de una histeria teñida de mi seguridad blanda y vencida?

Perdí la dulzura. Soy como las cortinas que se escurren en mi bañadera: De un tejido hilado a mano, para romperse por descuidos y ensuciarse en el olvido. Ajeno y propio. Ajeno y apropiado. Que el próximo apropiador asome intensiones en el asunto pronto. Prontamente.