Fotografiando personas en Enero

Haciendo click en “Seguir leyendo” más retratos tomados a personas queridas (y algunas desconocidas) durante el verano 2012.

Sigue leyendo

Anuncios
Cita

…. el chegusán.
Me desperté en medio de la noche, transpirando. Me dolía todo alrededor del cuerpo y la cintura, el estómago también, obviamente.
Por un segundo creí que estaba poseída.
Tomé agua y un poco me relajé.
Acto seguido, pensé “capaz que esto es tener una apendicitis” (sí, me dolía el costado también)
Me destapé. Al rato me quedé dormida.

Chegusán; sos demasiado para mí.

Se ve que muy bien no me cayó….

Humo rosa.

Empiezo pensando que quisiera poder confirmar que esta vez no me voy a meter la palabras bien por el orto. Pero no puedo asegurarlo. Sigo por querer creer que el algún lado terminé encontrando el racimo de fuerza que hacían falta para asegurarme de mí misma. Pero eso no lo sé. Termino por respirar profundo y repetirme que estas cosas se hacen un día a la vez, caminando despacito y mirando hacia el cielo. Pero esperar me aburre.

Entonces, lo que hago, es vivir este verano como los demás: con expectativas secretas, con muchas miradas hacia el pasado (No paro de escuchar el disco Loaded que conocí en la misma fecha hace varios varios veranos atrás) y con mucha pregunta hacia el futuro.
Y haciendo absolutamente nada para acercarme hacia él. Del futuro hablo. Estoy en un momentito pequeño, dónde hacer nada fuera de la rutina, es lo más sano que puedo elegir.

Aparentemente mi mantra de vida debería ser Distracción y Límite. ¿Eso puede considerarse un oximoron?

 

They say it’s your birthday.

La expresión correcta sería “Dicen que fue tu cumpleaños”, pero al tratarse de Bárbara una alusión a Los Beatles siempre es correcta. Para ella y para festejar su cumpleaños a distancia, y diría también- por las participaciones especiales- para mis amigas. La que no esté, que no se ofenda, debe ser que no la perseguí lo suficiente para sacarle foto.

(man)

Por los errores de cálculo, por las yemas quemadas, la falta de desición y el odio desmedido a saber que otra vez faltan cinco nefastos días:
Te diría que a veces quisiera volver todo a la normalidad.
Linda, bella, preciosa normalidad.
En palermo, almagro, caballito o colegiales. Toda tu rara normalidad, y toda mi sensación de seguridad.

Eras mi mantita azul.