Tres:Ene/Feb/Mar

Hoy es 3 de Abril y subo tres retratos tomados en los tres meses anteriores: Enero, Febrero, Marzo.

Anuncios

El vals del hombre sincero

El mate se le enfría, María Pía.
¿Pero qué hace en el balcón, mirando el hormigón?
¿Como idiota hipnotizada por la ciudad y la nada?
Somos dos almas solitarias en una mañana hedonista y activista.
Anoche nos amamos, del mundo nos escapamos, pero esta mañana ya le exhijo, que nada hablar de hijos.
A la vida real hemos vuelto, aunque sus entrañas haya revuelto.
A trabajar usted a su oficina. Yo me voy en busca de otra mina.
Pues este es mi trabajo: de macho purulento,
aunque le haya hecho pensar que algo por usted siento.
Con este sol y viento, poco me queda de tiempo:
para encontrar en la ciudad, una que esté buena de verdad
Aunque su intensa mediocridad sea copada
(porque por fea no le dice “no” a nada)
Tengo solo treintantantos y treintantantos más me quedan
para darle más de esto a todas las que quieran.
Porque de este cruel e insensible mundo, debo irme
sin que me quede nada de nada de necesidad de reproducirme.
No sea fría, María Pía y no se ofenda con esta ofrenda:
Que queda mucho macho altanero, pero poco hombre sincero.

El descaro

Se hizo de noche y de nuevo no puedo quejarme.
Ya comenté a varios como es el temita: el día que no tenga nada más en que quejarme me caigo muerta y es el fin de mi existencia entera.
Pero hoy estoy tranquila, de la noche no me quejo, pero de otras cosas sí.
Que esto funcione de orejeras y polainas, de precalentamiento enfrente de los espejos, de ejercicios de estiramiento, de vocalizaciones necesarias y que luego la inspiración golpee y me deje sin la claridad de mi nombre, más si de las palabras correctas.

Que caiga el rayo en el condensador de flujos que activa el transductor de la cabeza al word.
Jamás me atrevería a decir que ser yo es complicado. Pero sí puedo tirarme el lance de explicar algo así como que mi cabeza no es la sala de espera más confortable del mercado. Mi fila de patos se ordena por afinidad entre ellos, en mi cancha no hay jugadores porque el fútbol no me interesa y al jarro de caramelos le faltan varios porque… porque… bueno:

Me los comí.