Diez mango aparte,

no es que en invierno me sienta más en confianza con los ropajes que abrigan y tapan y por ende, camine con más seguridad. El que el calzado de verano, lease, sandalias y otras mierdas, resbalan mucho más que los borcegos y botas.
Y yo no soy quién para poder caminar cuál diosa cuando dos de cada tres baldosas resultan resbalosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s