Mi gato muerto

Mi gato murió en el cumpleaños de Lennon.
En realidad, apareció muerto en el cumpleños de Lennon. Había desaparecido varios días atrás, y ese día mi mamá lo encontró en la esquina de casa, algo destrozado. Me contó mientras planchaba, buscando las palabras correctas para contar la noticia. Sé que en su momento nos mintió acerca de las causas de su muerte. Años más tarde supe la verdad.
Cuando mi gato murió aún no sabía que Lennon había nacido ese día, solo me bajoneaba un poco el hecho de que mi gato-llamado erróneamente y por honor a Alf “Suertudo”- se muriese dos días antes de mi cumpleaños.
Era un buen gato y fue una época, de despertarme a la mañana con el gato a los pies de mi cama a tomar el desayuno con mi abuelo, hoy, también, muerto.
Y Lennon también, muerto desde siempre, en mi caso.
Lo quiero decir, a lo que quiero llegar, en lo que mis padres nunca le erraron: fue en enseñarme hasta el hartazgo que la muerte está circulando dentro de la vida, porque es lo mismo, es un conjunto, es la energía siempre en transformación. Lennon muerto sigue presente. Mi gato muerto, lo recuerdo solo en esta fecha (y algunas veces más). Mi abuelo sigue apareciendo en sueños para charlar un rato, en el patio de casa, siempre con luz de otoño.

Anuncios

Un comentario el “Mi gato muerto

  1. Me encantó ésta pagina, es de adulta, es de la niña que tienes dentro, es dulce…y me dan ganas de abrazarte como tal vez nunca lo hice

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s