expopiel

A mi sola, a mi solita, sola, únicamente…  y no es para mandarme la parte, pues me encantaría compartir este podio.  Solo en este cuerpo de marcas y cicatrices no creíbles ocurren este tipo de hechos.
Una situación digna de una briyit youns porteña y de grasita no buscada sino renegada.  Un aparataje de los que vengo acostumbrada desde el principio de mi existencia y que incluyen abrazar señores que no eran mi papá en la infancia, caerme de cuatriciclos en la plena adolescencia y bueno: esto. Ahora.

Mirá que me pareció escuchar el ruido y pensar, cuando me bajo del taxi me fijo.
Mirá que por alguna razón dudaba en sacarme el saco, aún cuando no tenía frío, sino al contrario.
Mirá que yo sigo creyendo en la bondad del extraño y siempre pensé que de pasarme algo así alguien me tocaría el hombro y me diría algo así como: ey …piba, eso es a propósito?

Ocho de Agosto y Museo Bellas Artes. Muestra de Berni y sin campera:
Caminando durante veinte minutos con el tajo de la pollera roto hasta el tajo que mis padres concibieron.

Yo sé que tenía medias, pero la bombacha ni siquiera era negra.

(Ya que se vino la expopiel sin querer, mandamos una que al menos fue queriendo.)
Anuncios

Un comentario el “expopiel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s