Ni blanco, ni azul.

Había un millón de palabras esperando para ser lanzadas al vacío.

Otra vez se echaron atrás, dejando solo tres:

culpa, pecado, karma.

(yo sé que a vos no te importaría,

que tu imagen ilustre una idea:

creés en la iconicidad, más que en la locura)


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s